jueves, 20 de enero de 2011

la cosa es asi...

Sentís que no te valoran, y se lo decís, y no cambia nada. Empezas a asumir que simplemente no sabe expresar que te quiere. Así que lo tomás como viene y te la bancás, porque te quiere y es suficiente.
Pero hay una vocesita que te dice -"Vos no le harías lo mismo, porque alguien que te quiere, dice, grita y patalea para que lo veas!", pero vos respondés que está todo bien así, que es suficiente si es lo que él te quiere dar.
y por ahí la vocesita grita y te dice -"loca, querete!", y ahí necesitas más, y se lo pedís, y el no te lo va a dar, porque no quiere, o porque no tiene mas. Entonces hay que buscar a alguien que si quiera dar lo que querés recibir..

Tengo una vida, una chance para dar y recibir todo lo que tengo... no hay bis, no hay otra oportunidad, no hay segunda vuelta. Así que no me puedo conformar.


6 comentarios:

  1. "...si no hay amor que no haya nada ! entonces vida mía: no vas a regatear..."

    Eso lo canto pa mí, día a día.
    Me lo canto como un mantra, como un rezo
    y sigo dando todo tranquilo.
    en cada primera vez.
    Ya que no sabré si habrá la segunda vez;
    o la tercera, cuarta, etc
    Nunca me conformé, quizás por eso ando solitario.
    " El hombre está pa dar"
    Confirmo mi teoría.
    Pena dá que se confirme por "ausencia"
    y no presencia masculina
    de esa capacidad enorme
    en su falda muy corta.

    Un Abrazo cómplice.

    Nicous

    ResponderEliminar
  2. Este post es como esa vocecita…
    Podría leerlo todos los días, o copiarlo y pegarlo en mi blog (© tonta-en-mini)
    Y así como encuentro acá esa voz, también, en otros post, encuentro la otra voz: “Lamento ser esto, creés que puedo darte más”.
    Me deja perplejx esa dualidad, me interpela y me

    ResponderEliminar
  3. me parece que quedó cortado el comentario...
    si hace de conciencia, le doy licencia para copiar y repartir... firmado...

    ciclotímica yo?

    ResponderEliminar
  4. Es cierto. Algo pasó, y el enter salió a destiempo :(
    No sé cómo lo decía –la ilusión es que lo decía mejor que ahora–, pero trataba de señalar la impresión que me causaba encontrar en una voz, la tuya, esa vocecita que necesito recordarme, y creerme, y la de quien/es no puede/n (no quiere/n, no le/s sale) más.
    En un solo lugar, en una sola persona, como para no perder de vista, también, tampoco, que unx puede estar de los dos lados de la historia casi simultáneamente.

    Igual, lo que más pega es esa frase del final: alguien que quiera y pueda dar lo que querés-necesitás recibir, y que pueda agarrar lo que tenés para dar. Eso también.

    ResponderEliminar
  5. ah! respecto al anterior... "de la vida, sus errores y ser uno de ellos", donde "lamento no completarte", va a un destinatario totalmente diferente... los progenitores.
    vos si lees muy para atrás! ahora me siento mala! jaja

    ResponderEliminar
  6. y lo puso no mas... olga, ud se pasa, jaja

    ResponderEliminar