martes, 27 de octubre de 2015

figurita repetida II

-"No querés al que te quiere y querés al que no te quiere, es así"

Probablemente el pendejo tuviera razón. Lo cierto es que cuando venís me cuesta pila que te vayas. Me colgás las horas, me apagás la razón y el sentido común, me dejas tirada e inservible, dándole vueltas a conversaciones que no existen, a respuestas imaginarias. Me arañas el pecho, me cerrás los ojos, me desinflas a suspiros, me pierdo.

Maldita obsesión, puta fijación que me genera tu indiferencia, consecuente con la ausencia de mi contorno en tu mente.

Mientras, mi lengua estúpida te recorre, mis uñas se incrustan en tu carne blanca, fría. Mientras, mi piel se adhiere a la tuya hasta fundirse, y todo mi cuerpo brilla tímidamente mientras se evapora. Rendidos dormimos... cómodamente.

viernes, 23 de octubre de 2015

agujeros negros

Lo atraemos todo.

Pueden ser la especie de ácaros que nos habita.
Puede ser la mugre que queda en nuestras uñas.
Puede ser el olor que desprende nuestro pelo después de la noche.
La velocidad de nuestro parpadeo, o la proporción de dióxido de carbono que tiene el aire que sale por nuestras narices.

ventanal

No entiendo como mi mente me puede hacer esto. Porque tiene que ser mi mente... el estúpido subconsciente.

Me imagino unos días tan simples y tan llanos, que el sol llega a todos sus rincones. Visualizo un mar calmado, la felicidad más lineal de todas. Imagino que te quiero y que me querés lo suficiente para no necesitar nada más. Un ventanal al mar, el sol, el viento que infla una cortina blanca y ligera y un perro cariñoso que nos ocupe.

Creo que una vez dije que nunca tendría hijos, con cara de espanto, como si solo la idea me diera asco. Debo ser muy buena actriz, porque te lo creíste y hasta te parecí una loca. Debo ser muy buena actriz porque era mentira.

¿Porqué después de vos no me quedó nada? ¿Porqué me aferro tanto?

¿Porqué me apretas así el pecho? ¿Porqué seguís sonriendo? ¿Porqué seguís dibujando ventanales y perros en mi corteza cerebral?  ¿Porqué no te vas?

viernes, 16 de octubre de 2015

amiga

Enojate. Tenés todo el derecho a hacerlo, con SPM o sin él. Ellos también se enojan y nos quieren hacer creer que, porque sus gritos son mas graves, porque pueden terminar a los golpes, lo nuestro son berrinches y caprichos. Histéricas nos dicen cuando gritamos da rabia. "Feminazis" cuando luchamos y reclamamos por nuestros derechos. 

Dale el calibre que quieras a tus problemas. Nadie puede venir a decirte que no es tan serio, ni tan grave; que nadie te diga que eso no es un problema. Lo va a ser, mientras así lo entiendas. Eso si: no te dejes perturbar por ello, no dejes que te detenga, ponelo en su sitio y dale para adelante. 

La gente es linda, si. Y también tenebrosamente horrible. Las personas que realmente valen la pena son las que te hacer reír y te cuidan, y te quieren porque vos los cuidas y los haces reír. Nadie que valga la pena quiere por fuera. 

Y vámonos. Vámonos a la mierda, que es un lugar mucho mejor que este infierno helado en el que caminamos. Disfrutemos, sin lianas, sin nudos, sin cuerdas... soltemos nuestros miedos y prejuicios. Soltemos las manos seguras que nos sostienen. Soltemos 

lunes, 12 de octubre de 2015

bomba de tiempo

Eso somos, éramos, seremos: una bomba de tiempo.
Mis impulsos bienintencionados te destrozan. Tu derroche de afecto me desborda. La intensidad nos destruye. Unos por tanto, otros por tan poco...
Locos, impulsivos, egoístas, eso somos, éramos, seremos. Un puñado de energía explosiva, una bomba de dolor, un campo minado. Un paso y la tormenta.
Yo un mar de incertidumbre, cambios de idea y de humor. Vos toneladas de entrega, una especie de egoísta entrega. Miedos, complejos y una abrumadora soledad, vomitiva soledad. Eso somos, éramos, seremos.
Una bomba de tiempo

-"no entiendo como pudiste perdonarlo"

No lo perdono. Definitivamente, no hay nada que perdonar.
El universo, el destino, la vida, la casualidad nos juntó por una razón. Amamos, reímos, y sobre todo aprendimos. Hoy el dolor se convierte en una gran lección. Todavía queda un poco en forma de miedo, es cierto, pero nada que el tiempo no vaya a solucionar. 

Hoy no sólo no perdono, sino que agradezco infinitamente. Hoy soy yo. Hoy soy plena. Hoy soy hermosa. Hoy aprendo, comparto, conozco. Hoy soy libre, me reconozco como individuo, algo que hace mucho tiempo (quizá todo) no sentía. Hoy me permito ser yo y ser todo, ser una parte del mundo, una parte del universo, tan importante como todas las demás. Hoy entiendo que mi razón en este mundo, en esta vida es ser feliz, lisa y llanamente ser feliz. O aprender a amar, que es un poco lo mismo y un poco diferente. Amarme, amarlos, amar. 

En este camino nuevo me hice de nuevos compañeros de viaje. Es cierto que nosotros no lo éramos, y agradezco la sabiduría que te permitió verlo antes que a mi, eso hizo la diferencia. 

Hoy agradezco. Te agradezco la felicidad que me invade, y que me hayas devuelto esa responsabilidad de ser feliz con la que nunca debí cargarte, y la asumo plenamente. 

sábado, 10 de octubre de 2015

alma

¿Qué fue? Creo que te vi el alma...
Un alma de mierda. Y me encanta

domingo, 4 de octubre de 2015

La autodestrucción ha terminado. Comience a ser feliz.

mr. nobody

Domingo. Cama. Resaca.
Hoy por primera vez, en un buen tiempo, no tenés cara. Hoy finalmente no sos nadie. Hoy sos solo una ausencia, una falta, un vacío.
Hoy no sos el bueno, ni el malo, ni el niño, ni el iluso, ni el seductor. Hoy no sos ni alto, ni rubio, ni gordo, ni pelado.
Hoy me siento tirada al lado de una línea punteada que delinea una figura, una silueta, el espacio que deberías ocupar.
Hoy no tenes bigote ni cara de bebé, hoy no se si me abrazas o te vestís para irte. No se si tu voz resuena vibrante en las partes blandas de mi cuerpo o si tu guitarra me hace vomitar el alma.
Hoy soy tu dios, tu mitad. Hoy me paseo medio vestida frente a vos, para que me mires y te repitas mentalmente cuanta suerte tenés. Hoy hago el café y nos reímos.
Hoy te necesito.

viernes, 2 de octubre de 2015

bombachas de felicidad

Salir del baño en pelotas.
Desayunar en calzón.
Pasearme en pantuflas y ropa interior.
Colgar la tanga a secar en el baño.

La felicidad de vivir sola se mide en bombachas