domingo, 4 de octubre de 2015

mr. nobody

Domingo. Cama. Resaca.
Hoy por primera vez, en un buen tiempo, no tenés cara. Hoy finalmente no sos nadie. Hoy sos solo una ausencia, una falta, un vacío.
Hoy no sos el bueno, ni el malo, ni el niño, ni el iluso, ni el seductor. Hoy no sos ni alto, ni rubio, ni gordo, ni pelado.
Hoy me siento tirada al lado de una línea punteada que delinea una figura, una silueta, el espacio que deberías ocupar.
Hoy no tenes bigote ni cara de bebé, hoy no se si me abrazas o te vestís para irte. No se si tu voz resuena vibrante en las partes blandas de mi cuerpo o si tu guitarra me hace vomitar el alma.
Hoy soy tu dios, tu mitad. Hoy me paseo medio vestida frente a vos, para que me mires y te repitas mentalmente cuanta suerte tenés. Hoy hago el café y nos reímos.
Hoy te necesito.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario