martes, 19 de enero de 2016

en un metro cuadrado

Como si me hubieran robado el camino recorrido. Empezar de nuevo.

Como si alguien se hubiera quedado con todos mis proyectos y las posibilidades de concretarlos.

Sola.

Como si me hubieran tirado abajo el puente que acabo de cruzar: no puedo volver, y el equipaje que necesito se me quedó al otro lado.

Sola.

Atrás quedaron los zapatos, los lentes y las frazadas: no camino, no veo a donde y tengo frío. Y estoy sola.

sábado, 16 de enero de 2016

ser y hacer

¿Quien sos? Apartate despacio de lo que hacés, mirar de lejos hasta verte a vos mismo.

No puedo responder a esta pregunta, porque lo que me gusta, de este lugar en el que estás leyendo, es este pseudo-anonimato, esta suerte de intimidad pública. Pero puedo decir las cosas que diría si me lo preguntaras. Lo voy a intentar sin pensar, aunque no me estés viendo, lo prometo:

Te díria mi nombre, el primero de ellos, sin apellido
Te diría mi edad, probablemente
Describiría mi pelo, que encuentro algo muy personal. También tengo algún lunar muy personal, pero no diría eso.
Diría que vivo sola y me encanta... aunque no se si sea lo que soy, es un dato que dice algunas cosas de mi.
Diría que tengo un carácter un poco complicado, aunque honestamente sea un rótulo que me gane a fuerza de discusiones mínimas sobre cosas mínimas que ahora no me importan. Me gusta pensar que estaba muy convencida de muchas cosas y ya no lo estoy. Así que este punto (si lo pensara mejor) debería decir que tengo muy pocas cosas seguras, que me gusta preguntar y que me pregunten, que me gusta que no haya certezas en muchas cosas.
Diría también que mis progenitores quedan excluidos del placer de recibir interrogaciones, y probablemente por eso sean quienes menos saben de mi. O porque no saben de mi es que preguntan tan espantoso, no se si alguna vez concluya algo al respecto, pero me estoy yendo de mi y lo que soy (¿o no?)
Con todo lo anterior me gusta pensar que soy libre. Es algo que me gusta pensar, por favor atender al hecho de que no estoy segura de eso tampoco. Pero me gusta pensar que no dejar nada por seguro me saca algunas ataduras que me fijen a un sitio definitivo.
Soy nómade, siglo XXI y sin salir del país, casi que ni de la ciudad. Soy nómade porque me gusta cambiar de lugar. Lugar en la amplitud del término: cambiar de casa, de gente, de música, de gustos, de ropa, de mirada.

Me gustó como quedó eso de nómade, así que lo voy a dejar por ahí, antes de llegar a describirme de alguna forma o algún aspecto que no me guste.