martes, 6 de marzo de 2012

Con la ligereza que tomamos a veces la muerte...
Es que vemos gente morir en todos lados, en vivo o en diferido. La muerte es tema de conversación y programa de radio. La muerte se queda tonta, como un detalle, a la sombra de un -"¿Sabés quien murió? Fulano... el marido de Mengana, el de la ferretería..."
Accidentes, homicidios, problemas de salud... la vejez no cuenta, nadie muere de viejo. Se mueren los abuelos, se van conocidos, muchos desconocidos, vecinos veteranos y el borracho que venía a pedir murió apuñalado por el hermano. Cuantas veces pensé que ya no sufren, que están mejor así.

Y un día... un accidente más... en la interbalnearia, se dio vuelta un auto, un muerto, dos heridos.
Y la vida no es la misma. Nunca más.

sábado, 3 de marzo de 2012

infancia

De niña el cántico "los argentinos son todos putos", popularizado en las canchas, formó parte de la cotidianidad de mi vida en las aulas, a partir de aquel tortuoso 5º año. Mudarse de casa, de ciudad, de país a los diez años no es fácil. Mi hermano la tuvo diferente, él nació acá, y aunque su formación inicial también había sido al ritmo de "Alta en el cielo, un águila guerrera", su documento le acreditaba ventajas de local.
Como si fuera poco, no me tocó integrarme. Y digo "no me tocó", porque, responder sin dificultad a las interrogantes de la maestra, no es algo que una elija. No me la doy de brillante, tenía diez años.
Inteligente, importada, tímida, amigos de la escuela, no me hice, y me resultan ajenas amistades de tal calibre y antigüedad.

Hoy en la calle, una nena corría. Su desproporcionada madre le gritó:
-"¡Vení acá!, ¿No te das cuenta de que no están jugando con vos? ¡Estás correndo atrás de las bicicletas y ni pelota que te dan! ¡Vení, sentate acá!"
Mas adelante otras dos paseaban en bici, claro.


viernes, 2 de marzo de 2012

ciega


Voy a confiar, voy a creer ciegamente en todo y en todos. Llamar amigos a la gente que conozco. Y reír con todos, y querer a todos y abrazar a todos.
Voy a esperar al momento en que me fallen para dejar de hacerlo. Todos fallan.