sábado, 11 de marzo de 2017

Si yo misma estoy convencida de que no soy perfecta porque tengo varices y un poco de celulitis. Porque mi piel no es suave como la del bebé que ya no soy y me parece mal tener pelo en la mayoría de los lugares donde la naturaleza lo ha puesto.
Si no te permito quererme porque no lo entiendo. Si no puedo valer mi sonrisa y mis abrazos sino unos libros no leídos y las películas que no vi, y mil discos no escuchados, y millones de nombres que olvido a diario. Si me siento valer el titulo que no consigo y los acordes que no conozco.
Si no acepto tus halagos o los encuentro ridículos. Si te veo una montaña de virtudes que no puedo escalar, a vos y a todos llenos de envidiables maravillas de las que no soy capaz, e ignoro aquellas pequeñas cosas de las que si. Si las tuyas me siguen pareciendo envidiables y las mías pequeñas. Porque cuando el corazón se me agranda de orgullo y me quiero amar porque soy perfecta, el cerebro lo coloca en otro universo paralelo igual de real en el que soy un error evolutivo.
Si te grito es porque me estoy gritando, y si no puedo estar con vos es porque no puedo estar conmigo.
Lucho por convencer a otros de que somos iguales por repetirme el discurso y ver si llega a mis propios oídos.
Perdón por no marchar porque no nos maten a todas. Estoy luchando por no matarme a mi misma.