domingo, 23 de enero de 2011

funcionando

la conversación ya está en marcha cuando empieza la parte incomoda. esto sucede cuando una frase, inocua en principio para el interlocutor, se desprende de la idea, y se hace sonora. hay varias opciones:
-"y tu novio?"
-"mandale saludos a tu novio"
-"llevale esto a...(nombre del susodicho)"

hasta ahí, todo había sido normal, pero esa frase, esa sola oración se vuelve el disparador de una serie de cosas. la primera: la respuesta. según la cara, la expresión, el tono, intensidad o velocidad para responder, resultará en distintas reacciones, aunque prima una, que es mezcla de desconcierto y vergüenza:
-"ah! no sabia, disculpá"

las disculpas sobran, está de mas decirlo. pero se pone peor... la tratan de arreglar.
-"vos sos linda, inteligente, te vas a conseguir otro"

a ver, señoras y señores. que parte de esa frase cumple su cometido? te consuela? no. te hace feliz? no. desde el principio: necesitabas que te digan algo? menos!
el asunto es, señoras y señores, que un novio, perdido, dejado o ambas, no es una pieza de un motor, que, cual mecánico, podamos reemplazar en el complejo mecanismo de nuestras vidas. no señor, no señora. las personas son eso, PERSONAS (casi como usted y yo, mire lo que le digo!), y como tales, únicas e irrepetibles (por suerte). así, que una persona no es una pieza que uno pueda comprar en una casa de repuestos. porque? se preguntará. simple. resulta que las personas, como son así, todas distintas, no calzan en el hueco que dejó otra cuando se fue (o la fueron), así que para que una nueva calce, y el mecanismo ande otra vez hay que martillar, golpear y amoldar, la pieza nueva y el hueco. y ese proceso, tan agotador señoras y señores, nunca termina. por eso, cuando la otra pieza se va, uno todavía estaba martillando, golpeando y amoldando, y hay que recuperar fuerzas para descartar todo el trabajo realizado y empezar de nuevo!

así, que, señoras, señores, no pienso meter un engranaje a presión donde no cabe.
ahora, si usted logra meter cualquier pieza en cualquier hueco, no alardee de ser un mecánico habilidoso: yo le aseguro que en realidad el motor de su vida escupe humo... negro.

14 comentarios:

  1. Excelente texto!

    Ahora...

    "el que cree qeu todas las frutas maduran al tiempo de las frutillas nada sabe acerca de las uvas"

    Si alguien se aventurara a meter cualquier pieza en cualquier hueco
    Un hombre decente nomás, sin ser un eximio mecánico ni mucho más, puede ir pensando y construyendo una posible secuencia e ir probando, despacito:
    colocamos el tornillo de la atención, primero.
    Suave, lento, porque motor estar delicado.
    Aseguramos la válvula de la confianza,
    para que el ida y vuelta funcione siempre.
    Y después ponemnos primera en curiosidad, picardía e interés genuino en conocer lo peor de una persona.
    Porque lo mejor, con un poco de práctica es maná.
    Pero hay que ser paciente y disciplinado,
    y querer llegar a alguna parte con ese vehículo.
    Siendo así la vida de un laburante poco común y corriente, motor no escupe humo negro.

    Un abrazo, che,
    Me colgué un poco con el comentario,
    pero es que estaba de rechupete filosófico existencial,
    el suyo.

    Nicous

    ResponderEliminar
  2. Republico con correciones.
    (faltaban unas palabras)



    Excelente texto!

    Ahora...

    "el que cree qeu todas las frutas maduran al tiempo de las frutillas nada sabe acerca de las uvas"

    Si alguien se aventurara a meter cualquier pieza en cualquier hueco no sería un mecánico habilidoso, sinó un provocador de accidentes, un asesino, en fin.
    Un hombre decente nomás, sin ser un eximio mecánico ni mucho más, puede ir pensando y construyendo una posible secuencia e ir probando, despacito:
    colocamos el tornillo de la atención, primero.
    Suave, lento, porque motor estar delicado.
    Aseguramos la válvula de la confianza,
    para que el ida y vuelta funcione siempre.
    Y después ponemnos primera en curiosidad, picardía e interés genuino en conocer lo peor de una persona.
    Porque lo mejor, con un poco de práctica es maná.
    Pero hay que ser paciente y disciplinado,
    y querer llegar a alguna parte con ese vehículo.
    Siendo así la vida de un laburante poco común y corriente, motor no escupe humo negro.

    Un abrazo, che,
    Me colgué un poco con el comentario,
    pero es que estaba de rechupete filosófico existencial,
    el suyo.

    Nicous

    ResponderEliminar
  3. casi esperaba su comentario.
    casi escribo para usté, últimamente.
    no se si es muy existencial, jaja! pero como me revienta la gente que cree que todo es descartable!

    ResponderEliminar
  4. Que me diga eso es un halago lindo, por lo menos.

    Yo le busco.
    le leo.

    Ganas de más feedback con usté.

    casi que le pido el mail,
    el msn, el google talk,
    (se lo estoy pidiendo, no crea)
    pero espero, paciencia,
    constancia...
    llegará?
    Confiar y esperar.

    Todo lo contrario a elegir lo descartable. jajaj

    ResponderEliminar
  5. ah, cosa linda esto de tener un blog... que usted no sabe quien soy yo, ni yo voy a averiguar por lo suyo.
    esto del anonimato no es casualidá, es búsqueda

    ResponderEliminar
  6. Justamente, mire, se busca un ida y vuelta, no tan público, más privado.
    mandalaflor@gmail.com
    solo es para esto mismo.
    No sabrá más que lo que le diga
    ni más de lo que me diga, sabré.
    Cómo le vá a ud con el arte del Intento?

    Un abrazo

    Nicous

    ResponderEliminar
  7. Genial! Genial la entrada! buenisima.No puede ser mas cierta!

    ResponderEliminar
  8. arte lo que se dice arte... yo de lo que es arte carezco. por hora solo queriendo recuperar fuerzas para descartar todo el trabajo realizado y empezar de nuevo...

    ResponderEliminar
  9. mmmm hay algo más lleno del Intento que eso que ud dice?
    Son dos materias vio: El intento y el Acecho.
    Van de la mano.
    Ahora...el descarte para la reconstrucción?
    Yo lo pensaría. Mejor integre todo eso para el nuevo papel que tendrá que representar:
    hará de Ud misma, como la última vez. Pero le sumará estos aspectos qeu pretende descartar, potenciándolos en su justa medida.
    el Intentador y el Acechante, son una buena pareja para aprender mutuamente.
    Hay que estar siempre alerta, porque "afuera la cosa está cruel"
    Cuando se vislumbra una oportunidad, tomarla sin compasión por uno mismo.
    Ningún "ah pero si yo hubiera..."
    Ningún " ah yo tendría que haber..."

    Un beso buscador.

    Nicous

    ResponderEliminar
  10. señor nico:
    yo lo que se es que el motor me explotó en las manos. y ahora hay que arreglar demasiado.

    cuando recupere la consciencia, le digo. por ahora pensar es acotado.

    supongo no caerá en la vulgaridad de decirme qué hacer

    ResponderEliminar
  11. sin duda no lo haré.
    Ta bien que me guste darle pa delante a todo y como sea.
    Ta bien que un día me cansé de esperar y salir a buscar directamente.
    Ta bien que tengo habilidad pa detectar cuándo me estoy volviendo un pet descartable.
    Ta bien ,que hay veces que por ser así me vuelva un tanto categórico.
    Pero no.
    Soberbia no.
    En dolores , tengo cátedra.
    Yo le leo , le comento, le espero.

    ResponderEliminar
  12. Igual no te preocupes vas a conseguir otro...y si te ponés la falda corta, por ahí conseguís varios y a la vez :P

    ResponderEliminar