sábado, 4 de diciembre de 2010

año nuevo, vida vieja

Con una tarde cualquiera, empezó el día. No prometía mejorar, pero tampoco ponerse tan peor. Pero el recorrido siempre es diferente.
Y ahí estaba. Yo que no miro lejos, no lo vi hasta pisarlo. ¡Era enorme!
-"Tengo que volver", pensé. "Por acá no encaro"
Largo y penoso retorno al mundo real. Largo por las horas de viaje, y penoso por lo incomodo de un ómnibus. 

Volver. 
A quererte como antes. 
A tenerme, como querés y quieren todos. 
A decir lo que no pienso, hacer lo que no quiero... Pero ser lo que sé ser, y querer serlo mañana. 
Ya voy a creer lo que digo y querer lo que hago, no puede ser tan dificil. 

Feliz Año Nuevo para mi

No hay comentarios.:

Publicar un comentario