domingo, 17 de julio de 2016

Pequeños sabios, hoy lo veo

Teníamos entre 15 y 16 años cuando G dijo que iba a abrazar un árbol un ratito cada día. Sonaba loco, con un poco da razón, pero sonaba a locura. Sonaba a esas cosas que no están mal pero sería mejor hacer sin que nadie la viera. G estaba siendo sabia, nos hablaba de la naturaleza, de la tierra y estar con ella.
Teníamos entre 15 y 16 años cuando T pasaba "el día metida en lo de V". Eran novios, ella quería estar con él, hoy lo veo. T era sabia, nos decía sin palabras de hacer lo que uno siente y estar todo el tiempo posible con la gente que uno quiere, porque cuando uno quiere, quiere estar todo el tiempo con esa persona.
Teníamos entre 15 y 16 años cuando P nos dijo que ante la furia y la rabia rompía diarios. Nunca la veíamos enojada, era impensable. P era sabia, nos decía que nustros problemas son nuestros y nos hablaba de ellos cuando ya había pasado la tormenta, no atormentaba a nadie más.
Teníamos ya unos 18 años cuando L decidió irse del pueblo a un pueblo donde pueda ser él mismo. L era sabio, nos decía que hay un lugar que es nuestro lugar, donde podemos ser felices y compartir con las personas que nos aceptan, que no hay que luchar con la corriente, sino dejarse llevar hasta el remanso, la paz.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario