domingo, 31 de julio de 2016

mr. nobody II

Ojalá un día me alcanzara sólo conmigo. Ojalá un día me bastara con mi piel y el aire que toca, y el cielo que toca ese aire.
Ojala un día mi alma de gato cachorro y yo, nos quedáramos a mimarnos. Ojalá mi pecho fuera su cuna tibia y no la cama de clavos en la que duerme ahora.
Ojalá un día deje de pensar en esa linea punteada que delinea una figura, una silueta, el espacio que deberías ocupar en la otra mitad de la cama.
Ojalá fuera mi diosa. Ojalá me diera cuenta de cuenta suerte tengo de tenerme. Ojalá haga el café y el jugo y el pan casero y me contente a mi misma.

Ojalá pronto no te necesite mr. nobody


1 comentario: