domingo, 6 de marzo de 2011

pensamiento inutil

A veces quisiera tener esa chispa. Quisiera ver el mundo con otros ojos, con ojos de genio. Quisiera ver el mundo como lo ven los locos, esos que no están locos, no están equivocados, solo ven las cosas que están ahí, a las cuales somos ciegos. Quisiera verlo todo, y masticarlo todo, y degustarlo, y digerirlo todo, y devolver un cosmos nuevo, distinto pero el mismo, como subrayado y resumido, destacando lo que nadie había visto. Y darle al mundo ese nuevo recorte de si mismo, esa misma historia, la de siempre, la de todos, pero darle una película que nunca vió, y que dé dolores de cabeza, angustias y la felicidad de que no todo es igual.
A veces quisiera escupir mi cerebro, dejarlo pegado como un moco, sobre papel, y hacer aviocitos, y tirarlos a los ojos de las personas.
A veces quisiera dejar huella. No en un par de cientos, no en miles, en todos, como el recuerdo de un sacudón, de una buena piña, o del último beso del primer amor.
Pero sólo a veces, lo quiero, y todo el tiempo, solo soy yo.

2 comentarios:

  1. Todxs –bueno, muchxs– queremos cosas así.

    Yo querría escribir un post así, por ejemplo.
    (Y no los cientos que escribí, en los que nunca usé la hermosa palabra “vaticinio”).

    Al menos, un comment a la altura.
    Pero como pasan los días y no se me ocurre (¡qué bueno es tener como excusa el mal descanso!), te digo que

    lo sabemos, vos misma lo decís, el último beso del primer amor es uno solo. Lo deseable es que todos los otros estén buenos, y, análogamente, que esa que sos todo el tiempo esté tan bien (y tan buena) como para que la elijan quienes vos querés y por las cosas que querés que te elijan; que resuenes en los demás, que puedas dar y recibir lo que tenés y querés y que eso sea valorado y te/se realimente. Etcétera.

    ResponderEliminar
  2. Amen!
    Y gracias por el halagador "Yo querría escribir un post así..."

    ResponderEliminar