domingo, 14 de noviembre de 2010

cristal

¡Rabia! ¡Asco! Odio. Preocupación. Y la luz... Y notar que importa demasiado. Querer callar esa vocesita que sabe algo que ignoro. Quiero seguir sin saberlo, no quiero que me lo diga.
No me hubiera molestado querer, quererte, quererlo... si me hubiera querido querer como yo. Ni mas ni menos. 
Demasiada pretensión apuntando al vacío contenido en una piel. Demasiado calor para el hielo.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario