martes, 20 de marzo de 2018

Espero que respondas. Mientras, pienso, no se me vaya a pasar un minuto. Pienso, como no puede ser de otra manera, en vos y porqué quiero -necesito- que me respondas.

Me visualizo cosiendo un patchwork humano que cubra el hueco.

Terminé la facultad. No el año lectivo, la carrera. Puede que suene dramático, pero la vida no tiene sentido, no hay función que me justifique. Puede parecer estúpido, pero creo que por eso adopté a Lola. Un gato me fuerza a mantenerme viva. Me excusa como: -"¿Porque existo? Porque ¿quién cuidaría de Lola sino?"

Dicen que si presionás un huevo por los extremos no se rompe. Hay un experimento del que leí pero nunca hice: dejando la cáscara del huevo en vinagre se queda frágil, que le quita el calcio o algo así. Pobre huevo, ahí, sin su clara, sin su yema, sin su calcio, haciéndose pedacitos.

2 comentarios:

  1. Esperando una respuesta, pidiéndola de un modo que trata de no ser molesto (porque ya fui molestx pidiendo otras respuestas, porque disfrutaron transformándome en molestia), veo que lxs que se alejan sin decir nada que permita cerrar la historia lo hacen porque no se quieren ir, quieren dejar su goteo de mierda en ausencia eternamente activo.

    Esto será un post.

    PD: en el secundario para adultos donde terminé el colegio (el liceo, dirían ustedes, ja), unos días antes de terminar, uno dijo "se nos acaba la vida".
    Igual, felicitaciones (?).

    ResponderEliminar