martes, 7 de julio de 2015

corazon hinchado

De un momento a otro, o con el paso del tiempo, o como sea, descubrió que el mundo era gigante, pero sobre todo que estaba lleno de gente. Gente de todos los tamaños y colores. Y que hay muchos más colores que los del arco iris.
Pero sobre todo descubrió que la felicidad podía ser difícil de contener en el corazón y se le iba por todo el cuerpo, que había mucha, para todos, y se multiplicaba de formas que ningún contador podría explicar. Pero que aunque no lo entiendan los economistas, la felicidad es una moneda de cambio universal... de muchos cambios.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario