miércoles, 10 de agosto de 2016

anoche soñé contigo II

Anoche soñé contigo. Pero no soñaba con tus manos o tu lengua. No soñaba con tu voz o tus abrazos.
Soñaba con esa calidez de nido que me diste y hoy reconozco de nuevo, en otro humano.
Soñaba con ese abrazar sin miedo, ese besar con ganas, con ese estar en la cama.
Soñaba con un calor que se repite de una forma extraña e inesperada. Que se repite y es otra en realidad. Es una calidez que me canta y encanta.
Vos no estás y empiezo a pensar que nunca estuviste, que te inventé yo, que no volviste. Que sos la calidez de nido con la que mi mente y mi cuerpo te recuerdan. Que sos un alma que me cuida en distintos cuerpos, que cuando necesito me invento.

3 comentarios:

  1. hay personas que nos marcan de manera profunda.
    que se quedan prendidas en el alma,
    que nos acompañan y sonríen aunque no estén

    (parece que si fue un sueño agradable)

    ResponderEliminar
  2. Qué loco. Una vez sentí algo muy muy parecido. A veces me analizo a mí misma y siento que camino por la vida buscando esa sensación que alguna vez alguien me dio, un poquito de lo que expresa tu texto.
    Bello blog!

    ResponderEliminar