sábado, 23 de abril de 2016

-"¿Andás media engripada?" preguntó el portero.
-"Si"
-"Se te nota en la cara"
-"Si me han dicho"

No poder lavantarme ni para llamar a una grúa. No poder pedir ayuda... tener demasiado fresco el recuerdo de lo que pasó con el último pedido de ayuda.

La cabeza me va explotar, las ideas empujan y tironean hasta hacerla doler, hasta quererla sacar.

Sentir esa tan ansiada soledad por todo el cuerpo y odiar su temperatura, su olor, su sonido. Amar el pozo hediondo y húmedo, sentirlo un hogar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario