lunes, 16 de mayo de 2011

delirio

Desperté en un trance psicodélico sin precedentes, deslizado en un tobogán sinusoidal y despeinada.
Me aterrizó un trance ajeno, desquiciado y pálido, cacheteando mal humor, un avinagrado humor.
Yo con mi propio pasaje, me subo al avión que quiero. Y quiero creer que me bajo cuando se me canta también.

5 comentarios:

  1. Bajamos cuando tenemos que bajar...no siempre cuando queremos

    ResponderEliminar
  2. y si filo... no hay respeto por nada...

    oscuro... ud por definición, no cuenta... no le digo que veia un monton de colores!!!

    ResponderEliminar
  3. Veo colores desde mi oscuridad. Los más intensos.

    ResponderEliminar
  4. es raro! ayer me pasé toda la mañana dándole vueltas a algunas cuestiones, e inevitablemente caía en la imagen de un tobogán!!!

    ResponderEliminar